Por Carolina G.M


“No te hablaré nunca más”, muchas veces escuchamos esas palabras provenientes de alguien, por lo general, enojado, que rehúsa a comunicarse con cierta persona por sentimientos encontrados.

Ahora bien, esta afirmación no es del todo cierta. Podemos afirmar que es inevitable o imposible no comunicarnos.

La comunicación implica “compartir”, interactuar en sociedad, lo que involucra todo un proceso técnico: desde un emisor que codifica un mensaje usando un código común, enviándolo mediante un canal a un receptor que decodifica y responde, habiendo un proceso de retroalimentación. Generalmente relacionamos la comunicación con el hablar, y es cierto, lo involucra. Como ningún ser humano es una isla, necesitamos expresarnos con el entorno y con otros y lo hacemos en cada segundo. Podríamos decir que nuestra vida gira en torno a la interacción y que el mundo en sí es comunicación. Pensemos en lo siguiente: una persona está en su casa, escucha cómo a unos metros en la televisión se comentan las noticias del día, se da vuelta y deja una nota en refrigerador, sale hacia la calle y se detiene ante el rojo del semáforo, sigue su camino y saluda con un ferviente “¡hola!” a un conocido. En menos de 5 minutos millones de procesos comunicativos: de envíos, recepción y procesamientos de mensajes.

Muchas veces referirse al aspecto técnico de la comunicación pudiese resultar frío, ahora bien, cuando lo comprendemos, visualizamos que es algo que hacemos siempre, incluso sin querer.

Es interesante cómo incluso no es necesario hablar para comunicarnos, podemos hacerlo solo con nuestra sola presencia: el cómo nos vestimos, los colores que usamos, nuestro perfume, es comunicar y esto es percibido e interpretado por otros con lo cual podemos resultar atrayentes o incluso proyectar rechazo; increíble, pero cierto.

Por otro lado tenemos los gestos, popularmente se dice que “una imagen vale más que mil palabras” y eso en parte es así, podríamos decir que los gestos que vemos constituyen “una imagen” que reemplaza toda palabra. Cómo no entender la calida sonrisa de un amigo o una señal negativa con el pulgar o cómo no enojarse ante una “mueca”.Todo esto es algo que entendemos perfectamente y muchas veces no nos damos cuenta de la intensión que transmiten. También podemos meditar en cómo el arte, las fotografías o símbolos, que encontramos: desde que hojeamos una revista, hasta que visitamos un supermercado, nos transmiten mensajes claros.

Con todo esto, comprendemos que hasta las cosas inanimadas comunican.

Ahora bien, la comunicación es especialmente importante en el ser humano: “hablar”, es algo que necesitamos, conversar llega a ser un deleite, es el único medio para conocer mundos nuevos o formas de pensar diferentes; comunicarnos permite crear lazos; es el puente de todo un mundo afectivo, lo cual es necesario para ser humanos integrales.

Por lo cual, sin lugar a dudas podemos concluir en un punto simple: la comunicación es inevitable.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

"Planeta Palabras", es un espacio creado para favorecer el intercambio de información comunicacional,comentando: reflexiones, datos, noticias, conocimientos e intereses literarios...



Encuentrame ahí

Followers

Search YouTube

Escucha...

Loading...

films

  • truman show
  • el informante
  • el cuarto poder
  • colores primarios

libros

  • La dama de las camelias, Alexandre Dumas
  • Demian, Hermann Hesse
  • El Alquimista, Paulo coelho
  • Werther, Goethe
  • Cuentos de Amor , Locura y Muerte, Horacio Quiroga
  • El Socio, Jenaro Prieto